Atacama Sentido de la vida
Motivación

Vivir viajando como elección de vida

on
21/07/2020

Elegimos vivir viajando y lleva runa vida de viajes. No fue fácil. Tuvimos que resignar muchas cosas, y a todos los que nos rodeaban les costó entenderlo. “No se puede vivir de vacaciones”, nos dijeron.

No queríamos vivir de vacaciones, sino vivir viajando. “¿Van a dejar sus trabajos en los que están cómodos y cobran bien después de años de esfuerzo? ¿Estudiaron tanto tiempo una carrera para terminar vagando por el mundo?”.

Tantas preguntas. Muchos miedos. Pero no propios, sino ajenos. La gente, generalmente con buena intención, nos intentaba aconsejar desde su perspectiva. No entendían nuestra realidad.

No queríamos un trabajo “seguro”, que consistiera en ir de lunes a viernes a una oficina a hacer tareas que no nos llenaban el alma. Tampoco hacer todos los días el mismo camino, una y otra vez, al mismo lugar.

Queríamos conocer nuevas culturas, vivir experiencias que quedándonos quietos y seguros en casa jamás íbamos a poder experimentar.

Tomamos valor, planificamos y arrancamos. El futuro era incierto.

Finalmente nos encontramos con una forma de vida distinta, que solo cuando nos vimos totalmente inmersos en ella pudimos entender.

De repente, ya no nos regíamos por qué día de la semana era. Los domingos dejaron de ser el día en el cual uno, con pocas ganas, sabe que al día siguiente vuelve la rutina.

Ahora era un día más, de muchos otros. De hecho, generalmente ni sabíamos qué día era… qué decimos día, por momentos olvidábamos hasta el mes que estábamos viviendo.

Nuestra prioridad era conocer nuevos lugares y personas, que no tuvieran nada que ver a lo que estábamos acostumbrados. Vivíamos cada día como si fuera único, porque realmente lo era.

Sabíamos que teníamos que disfrutar cada instante porque era muy posible que eso nuevo que estábamos viviendo jamás se volvería a repetir.

Exactamente lo contrario a la rutina de ir todos los días a una oficina a realizar las mismas tareas, una y otra vez, hasta que llegar el momento de retirarse cuando ya las ganas y energía no fueran las mismas que tenemos ahora siendo jóvenes.

Vivir viajando como elección de vida

Nuestras preocupaciones del día eran cómo llegar a la siguiente ciudad, cómo comer barato y poder extender nuestro sueño lo más posible. Nos encontramos felices levantándonos a las 5AM para ver un lugar fascinante, bañándonos con agua fría en un lugar precario y explorando lugares que jamás hubiéramos sabido siquiera de su existencia.

Nos hicimos amigos de lo imprevisible. Las situaciones cotidianas en lugares remotos son experiencias totalmente nuevas que nos sorprenden, desde ir a comprar a un mercado hasta visitar un templo budista.

Cada momento es único, y justamente la incertidumbre es lo que le da la magia para que aprovechemos cada situación para recordarla en nuestra memoria para siempre.

Cuando lleguemos a viejos, vamos a recordar cómo nos sentimos al visitar el Taj Mahal o Petra, pero no esa planilla de Excel que completábamos en la oficina. Necesitábamos más momentos así, y llevando una vida de viajes se volvió nuestra realidad.

Al final de cada día, lo más importante que nos llevamos fue la gente que conocimos. Cada muestra de hospitalidad, sin conocernos. Cada persona que nos abrió las puertas de su casa, y nos hizo probar la comida local que para ellos es lo cotidiano, pero para nosotros, una experiencia única.

No viajamos solo para ver nuevos lugares sino para entender, comprender y aprender sobre cómo vive la gente, hacer nuevos amigos y compartir todo lo posible.

Cómo es vivir viajando

De repente, toda nuestra vida entraba en una mochila de 10 kilos. Ya no teníamos deseos de cosas materiales, sino de experiencias. Vivimos con lo mínimo, y somos felices. Nuestra casa no era un lugar fijo en el mundo, sino el lugar donde nos encontráramos en ese momento. Ya no necesitábamos cuatro paredes donde acumular cosas para llamarlo casa.

No queremos renunciar a todo lo que nos queda por conocer. Queremos seguir viajando y continuar nuestra vida de viajes. No sabemos dónde o cómo vamos a estar mañana, pero sí sabemos que vamos a seguir viajando. Quizá cambie la forma o la frecuencia en lo que lo hacemos, pero los viajes ya son parte de nosotros.

No necesitamos tener la certeza de los pasos que daremos a futuro, ni planificar todo en detalle. Después de dar la vuelta al mundo, muchas de las preguntas que nos hacían antes de arrancar siguen sin respuesta. No nos inquieta, somos felices y estamos cumpliendo nuestro sueño. A pesar de vivir con lo mínimo, y muchas veces pasar momentos incómodos o inciertos.

Nadie se arrepiente de vivir viajando

Lo que sí sabemos es que no nos arrepentimos ni un poco de haber dejado todo para poder recorrer el mundo, y que queremos seguir haciéndolo. No, no hace falta que hagan lo que hacemos nosotros, ni tenemos la fórmula mágica de la felicidad.

Cada uno tiene distintas prioridades y objetivos. Está bueno que así sea. No juzgamos a nadie, y esperamos que no juzguen nuestra vida de viajes.

Después de experimentar cientos de diferentes culturas nos dimos cuenta que no hay una sola forma de vivir la vida. Nosotros elegimos esta, no porque sea la mejor, sino porque es la que nos hace felices.

En definitiva, de eso se trata. De ser felices… y llevar una vida de viajes contribuye muchísimo en que nosotros lo seamos.

TAGS
RELATED POSTS
2 Comments
  1. Avatar
    Responder

    Cecilia

    22/07/2020

    No queríamos un trabajo “seguro”, que consistiera en ir de lunes a viernes a una oficina a hacer tareas que no nos llenaban el alma. Tampoco hacer todos los días el mismo camino, una y otra vez, al mismo lugar.

    Queríamos conocer nuevas culturas, vivir experiencias que quedándonos quietos y seguros en casa jamás íbamos a poder experimentar.
    [Me quedo con esto, porque es lo que estoy viviendo ahora, pero siento que no me llena ni me lleva a ningún lado. Ojala me anime y pueda encontrar algo que me llene. gracias por compartir sus experiencia]

  2. Avatar
    Responder

    Elena neyra esthomeyer

    31/07/2020

    Quisiera pertenecer a este grupo porfavor

LEAVE A COMMENT

Nico y Lau
Buenos Aires, Argentina

Somos Nicolás y Laura, dos almas libres. Nacimos en Argentina. Decidimos dejar la vida cómoda siendo profesionales trabajando en Buenos Aires por una vida de viajes y descubrimiento constante. Ya hemos visitado 77 países en el camino. Nos gustaría que ustedes puedan hacerlo también a través de nuestras fotos e historias. ¡Bienvenidos a nuestra Vida de Viajes!

Deja tu e-mail

Ingresá tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías
Alojamiento en Airbnb
Vuelos en Skyscanner
Transporte en Europa
Alquiler de autos
Seguro de Viaje
Voluntariados