Rusia

Kolomenskoye, los veranos del Zar cerca de Moscú

on
11/04/2019

Este artículo fue escrito por José Velasco. Pueden seguirlo en instagram en @secrets_around_the_world y en @restaurants_around_the_world como así también contactarlo en su cuenta de facebook.

Una inmensa hacienda imperial a orillas del río Moscova fue la antigua residencia en la que habitaban duques y zares durante el siglo XVI y XVII. Hoy en día Kolomenskoye es un maravilloso parque y un museo al aire libre que se extiende varias hectáreas al sur del centro de la ciudad y alberga, iglesias, torres, palacios, jardines y algunas de las construcciones en madera más hermosas de toda Rusia. Un combinación mágica de historia, naturaleza y monumentos.

Nosotros visitamos Kolomenskoye en el mes de marzo y todavía la nieve era la protagonista. La visita fue preciosa, naturaleza, arquitectura, Moscú y nieve nos pareció una combinación de revista de viajes. De cualquier forma, un lugar así debe ofrecer preciosas estampas en cualquier época del año. 

Cómo llegar

Para acceder al parque hay varias entradas  y varias paradas de metro. Nosotros accedimos por la zona norte, desde la parada de metro de Kolomenskaya (línea verde).

El parque es inmenso por lo que planificar la ruta para visitar los lugares que prefieras ver resulta imprescindible. A la entrada del parque (zona norte) hay una tienda de souvenirs que vende mapas del parque por 0,50 céntimos. También hay paneles expositores con mapas grandes del parque para que puedas ubicarte antes de empezar.

El Museo de la Arquitectura de Madera

Tras unos minutos de camino, tras dejar atrás la parada de metro de Kolomenskaya, se llega a la zona norte del parque y desde ahí se pueden visitar las construcciones de madera típicas de la arquitectura rusa que forman el Museo de la Arquitectura de Madera, tanto iglesias como viviendas dedicadas al cuidado de la ganadería, la apicultura, la casa del herrero, la Torre del Fuerte (Tower of the Bratsk Stockaded Fort) Todo este conjunto de edificios es una buena oportunidad para poder ver una muestra de la arquitectura tradicional rusa.

En algunos de los edificios hay exposiciones, como en la casa del apicultor, la casa del granjero o la del herrero. La entrada, tanto al recinto como a las exposiciones es gratuita. 

La iglesia de la Ascensión

Tras visitar el Museo de la Arquitectura de Madera, lo mejor es encaminarse hacia la colina donde se erige la maravillosa iglesia de la Ascensión. Construida en el siglo XVI (1532) fue la primera iglesia en contar con una torre construida en su totalidad en piedra. Su valor arquitectónico y artístico la ha hecho merecer la inclusión en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco. Actualmente es una iglesia ortodoxa en uso y además, cuando no hay servicio religioso, un museo abierto a los visitantes. 

Su localización en una zona elevada ofrece unas estupendas vistas del parque, el río Moscova y la ciudad de Moscú. 

St. George the Victorious Bell Tower

A las espaldas de la iglesia de la Ascensión se encuentran otros 3 monumentos que no te puedes perder: La Torre de la campana de San Jorge el Victorioso, La torre del agua y el pabellón de caza. Lo que, junto con la iglesia de la Ascensión completan una preciosa panorámica en 360º.

Desde esta zona salen trineos tirados por caballos para dar un paseo por el parque. Los trineos son de madera pintados con bonitos adornos florales y el conductor va vestido con traje tradicional. Una forma evocadora de transportarse a la época de los zares. 

Iglesia de Nuestra Señora de Kazan 

Hay que atravesar el pabellón de caza y la Torre de San Jorge para descubrir la plaza que alberga la maravillosa iglesia de Nuestra Señora de Kazan. Una iglesia de estilo barroco, con sus llamativas y azules  cúpulas en forma de bulbo. Fue mandada construir por uno de los zares que usaba Kolomenskoye como residencia de verano en el S.VII

Hoy, la iglesia está en uso y es habitual encontrar en ella fieles entregados a la oración. Su interior está repleto de maravillosas pinturas. 

Hacia el Palacio del Zar

Volviendo a tomar como referencia la iglesia de la Ascensión nos dirigimos en dirección al río para encaminarnos al Palacio del Zar, una de los principales atractivos de este parque. 

El camino nos lleva a atravesar zonas de bosque, con lagos helados e incluso a salvar un río y una colina subiendo un par de escalinatas de madera puestas para poder seguir con el recorrido. 

Pero antes de llegar al Palacio del zar, nos topamos con la Iglesia de San Juan Bautista, en este caso el encargado de su construcción fue el conocido Iván el Terrible en 1547 para celebrar su acceso al trono. La iglesia, entre el bosque y junto al cementerio crean una imagen de postal.

Vistas del río Moscova y la ciudad de Moscú

LLegados a este punto, es el momento de acercarse al borde de esta nueva colina y parar unos minutos a contemplar el río Moscova y las vistas sobre la ciudad. 

El paseo continua junto a campos de manzanos.

Palacio del Zar Mihailovich.

Finalmente y tras haber disfrutado de infinidad de monumentos y naturaleza divisamos la guinda del pastel, el mágico Palacio de verano del zar Alexey Mihailovich, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Como sacado de un cuento, esta reconstrucción (el original fue destruido bajo las órdenes de Catalina II) de madera y cúpulas de un vivo y elegante color verde es como la imagen de un cuento de hadas. 

Hay que bordearlo entero para admirar todas las formas caprichosas que tienen sus variadas cúpulas componiendo una original armonía. 

Se puede visitar su interior, previo pago de la entrada. 

Como es costumbre en cualquier edificio de Rusia, una vez accedes al palacio, deberás ponerte unos patucos de plástico para proteger el suelo de madera y podrás dejar cómodamente tu abrigo en el guardarropa (gratuito).

Las salas están amuebladas recreando la época del Zar. Tapices, mobiliario, cerámicas y pinturas. Además se puede acceder a varias terrazas desde las que contemplar esas cúpulas tan maravillosas de cerca. 

Dentro del palacio, y con un coste extra al de la entrada, puedes alquilar trajes al estilo de la época para realizar la visita como si fueras el zar o la zarina, y casi casi puedas llegar a sentirte como si estuvieras en tu casa. 

Junto al palacio hay una cafetería restaurante. Es un buen lugar para panificar tomar un tentempié o incluso comer. En el resto del parque vimos otra zona con puestos de comida pero estaban cerrados. Tenían aspecto de ser kioscos para épocas más cálidas como primavera o verano. 

Si vas a visitar Moscú, este es un lugar que no te puedes perder fuera del bullicio de la gran ciudad. Más información en la web oficial del parque

TAGS

LEAVE A COMMENT

Nico y Lau
Buenos Aires, Argentina

Somos Nicolás y Laura, dos almas libres. Decidimos dejar la vida cómoda siendo profesionales trabajando en Buenos Aires por una vida de viajes y descubrimiento constante. Ya hemos visitado 64 países en el camino. Nos gustaría que ustedes puedan hacerlo también a través de nuestras fotos e historias. ¡Bienvenidos a nuestra Vida de Viajes!

Deja tu e-mail

Ingresá tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías
Descuentos de Airbnb

Descuentos de Booking

Vuelos en Skyscanner