cómo planear un gran viaje por camboya
Recursos

Cómo planear un gran viaje en 10 pasos

on
12/11/2019

Sólo pensar en cómo planear un gran viaje por el mundo suena como ambicioso. ¿Es abrumador, no? Cientos de transportes, alojamiento, ciudades, templos, playas, montañas, volcanes… por ahora solo parte de nuestra imaginación. Pero eso sí: queremos cumplirlo.

Planear es clave para que todo salga bien y son muchísimas cosas a tener en cuenta, desde el punto de vista del ahorro de dinero, la ruta o los pormenores del viaje. Pero no desesperen, estamos para ayudarlos.

La idea es plasmar toda nuestra experiencia viajera después de recorrer 74 países, y dar la vuelta al mundo en más de una oportunidad, para que ustedes tomen todo nuestro know how sobre cómo viajamos y partan desde ahí para planear el suyo.

Cada persona es distinta, así que lo que nos sirva o guste a nosotros no necesariamente será lo que les guste o sirva a ustedes. Es normal, y es saludable que así sea.

Por eso estos 10 pasos sobre cómo planear un gran viaje son meramente una orientación y bajo ningún aspecto una guía indispensable de todo lo que hay que hacer. ¡Sean libres! Es parte de viajar.

1. Preguntas y búsqueda de información para el gran viaje

El primer paso siempre es informarse. Hay muchas preguntas que podemos hacernos.

Es momento de elegir

Cómo verán, las aristas son cientas. La cantidad de opciones casi inacabables. Esta es una de las razones por la que hay tantos viajeros que viajan de distintas formas, pero todos con el mismo objetivo final. Es momento de elegir todo lo que queremos hacer para obtener un costo aproximado del viaje.

Si el viaje es realmente largo, todo este plan e investigación previa puede durar semanas. Cuanto más averiguemos, seguramente mejor y más barato podamos viajar. Es una combinación de la información que encontremos, y nuestras preferencias al viajar.

Luang Prabang, Laos, Kuang Si Falls gran viaje

2. Haciendo números para el gran viaje

Bueno, ya tenemos una vaga idea de cómo nos gustaría viajar. Un mes, tres meses, un año, hasta que el dinero alcance y dure, o incluso a ver dónde nos lleva la ruta. Sea como sea hay que hacer algunos números para evitar entrar en necesidad extrema durante un viaje.

Nadie en su sano juicio se pondría voluntariamente en una situación de necesidad extrema, como por ejemplo estar en Tailandia y no poder regresar, o siquiera generar ingreso para subsistir allá. Bah, alguno dispuesto a hacerlo hay. Siempre los hay.

Pero no es lo recomendable. Nadie viaja para pasarla mal, especialmente sabiendo que con una mínima planificación hubieran podido hacer las cosas muchísimo mejor.

Hacer números incluye ahorrar. Ese café de Starbucks a la mañana ahora representa un día de comidas en Vietnam. Hay que pensar cada consumo el doble. Entrar en modo ahorro significa que ahora la prioridad es guardar a futuro, con el fin de poder viajar lo máximo posible.

3. Planificación

Llegó el momento de planificar. En concreto. ¿Qué fecha saldré? Por ejemplo, hay que pensar el clima que hará en cada lugar, y si es temporada alta o no (por los precios). Recomendamos viajar en época que no llueva mucho, y que no haga demasiado frío (significa llevar más ropa, y realmente hace mucho menos disfrutable la experiencia).

¿Qué destinos quiero hacer? Es bueno pensarlo en bloque. Sudamérica, Sudeste Asiático, Europa, India, África. Lo lógico es recorrer todos los países de una misma zona, porque se puede hacer más barato y de forma práctica. Es mucho más fácil cruzar de Chile a Perú, y continuar ruta, que volar hasta Europa para ver Italia. Si ya estoy en Italia, me va a ser más simple aprovechar la situación para recorrer Francia.

Es importante pensar en qué queremos ver. Una parte que disfrutamos mucho al momento de planificar es ver fotos de cada destino, saber qué tiene para hacer y todo lo relacionado con su cultura. Los destinos que más ganas me den de visitar, y que puedan ser parte del mismo viaje, son aceptados. Así llegamos al a planificación de nuestra ruta de 2018.

4. Preparativos

Manos a la obra. Llega el momento de buscar vuelos (si corresponde) y empezar a mirar los alojamientos, ya sea mediante booking o airbnb (que tenemos 15 dólares de descuento si entran desde este link), o bien empezar a buscar voluntariados con worldpackers o dónde alojarse con couchsurfing (que es gratuito).

¿Qué mochila vamos a llevar? ¿Qué ropa vamos a elegir? ¿Necesito comprar algo previo al viaje, como por ejemplo un cargador universal o un termo para el agua? ¿Una toalla de secado rápido? ¿Algún abrigo que no tengo? Todo esto es parte de los preparativos previos, al menos mentalmente, para tener en cuenta hasta que llegue el día de arrancar.

Kakku Myanmar

5. Compras y ventas

Llega el momento de comprar todo lo que falte, y si se presenta la oportunidad, vender todo lo que no sirva. Si alquilamos un lugar, o no tenemos donde dejar las cosas, conviene vender todo.

No tiene sentido pagar un guardamuebles, o mantener un departamento vacío mientras estamos fuera (especialmente si no sabemos cuándo volveremos, si es que lo hacemos).

De ahora en más la vida debería entrar en una mochila de 45 litros, 10 kg de peso (que fue lo que decidimos nosotros, pero cada uno viaja como quiere). El resto de las cosas uno después puede comprarlas en el camino si hiciera falta. Si nos falta algo puntual para el viaje, es momento de comprarlo también.

Este es un período donde uno lentamente empieza la despedida, dado que vender y desapegarse de casa es un gran paso que a mucha gente le cuesta dar.

No se preocupen, se viene algo increíble y cuando estén recorriendo templos en Myanmar no van a estar pensando en la heladera que dejaron en la casa de sus padres (aunque idealmente ya fue vendida antes de salir).

6. Reservas

El vuelo es el equivalente mental de “listo, ya no hay vuelta atrás”. No es requisito indispensable, por ejemplo, si salimos desde Buenos Aires. En ese caso al menos hay que ponerle fecha concreta. Es importante para que el sueño no quede sólo en eso: algo sin realizar.

Con el vuelo ya se puede planear mucho más. Alojamientos, ruta por tierra, reservar el seguro médico, pensar destinos concretos con fechas concretas.

Es importante saber que, al ser un viaje largo, no es buena idea comprar vuelo ida y vuelta. El vuelo tranquilamente puede ser sólo de ida, en alguna low cost que encontremos buscando en Skyscanner.

Por ejemplo, para ir a Europa o Asia es buena idea buscar (siendo argentinos) desde Buenos Aires a Londres o Barcelona, que tienen vuelos low cost a buen precio en Norwegian y Level.

7. Armando la mochila

Cada ítem que llevemos debe estar bien pensado. Esa campera que pesa medio kilo que no parece gran cosa, después del cuarto mes de verano intenso y de cargarla nos hará pensar que cometimos un grave error al traerla.

Es común que algunos viajeros regalen o envíen ropa a casa. Si lo planeamos bien, podemos evitarlo. Es mejor llevar de menos que de más. Casi cualquier cosa que nos falte podemos comprarla en el camino. Un abrigo si tenemos frío. Una remera si se nos rompe alguna. Es clave ser minimalistas.

Lo que nunca puede faltar es el pasaporte, algo de dinero en efectivo en dólares o euros, tarjetas de crédito por las dudas (especialmente para comprar los vuelos y transportes online a medida que nos vamos moviendo) y otros documentos que no podremos conseguir en el camino, como el registro de conducir internacional en caso de que necesitemos alquilar un auto o manejar.

Otras cosas difíciles de conseguir al viajar son lentes de contacto, pastillas anticonceptivas u otros medicamentos con receta médica. Hay que pensarlo bien.

8. Planear los detalles

Los detalles a veces cambian todo un viaje. Si llegamos a la noche a un aeropuerto, ¿hay transporte público al centro? ¿cuánto cuesta un taxi? ¿conviene pagar un hotel si llego 2am a destino?

Muchas preguntas que pueden hacer que pasemos un día adicional en algún lado, o dejemos otro que pensábamos ir afuera por conveniencia o costos. Nuestra ruta fue variando día a día dentro de la flexibilidad que teníamos, aunque siempre más o menos respetando el esquema original.

Anotar también los lugares a visitar en cada ciudad, cosa de no perder tiempo en el destino investigando. Ejemplo: en Roma quiero ver el Coliseo, ir al Vaticano, ver la fontana di Trevi, etc.

Armar una ruta coherente que se pueda hacer caminando, o al menos en transporte público. Averiguar si hay free walking tour, a qué hora son, y de dónde salen.

Todo este tipo de detalles son con un único fin: ahorrar tiempo y dinero, o evitar dolores de cabeza e imprevistos. Tampoco queremos ser de esos que llegan a una ciudad, y al irse se dan cuenta que no visitaron algo importante sólo por ignorancia.

Planifiquen todo, hasta los detalles, pero manténganse flexibles para improvisar y permítanse un margen para cambiar los planes.

9. Visas y otros problemas

Los clásicos dolores de cabeza. Muchos países requieren visa, y dado que viviremos viajando, tendremos que tener esto muy en cuenta. Por ejemplo, algunos países tienen procesos de visa un poco más complejos (como China) que otros donde no se requiere demasiado (en Sudamérica ni pasaporte necesitamos para muchos países como argentinos).

Hay que tenerlo en cuenta al armar la ruta. En caso de que un país requiera visa, fijarse qué opciones hay. Si la visa es on arrival, es decir, al llegar a migraciones se paga y ya está, no representa mayor inconveniente. Si es e-visa, tampoco.

Suelen ser procesos sencillos con el fin último de recaudar, y casi no hay riesgo de que nos reboten el trámite si pagamos y no hay ninguna cosa rara.

Lo que más atentos tenemos que estar es cuando hay que ir a una embajada y realizar un trámite, que pueden aprobar o no. Por ejemplo, esto pasa con Estados Unidos si somos argentinos. La visa hay que sacarla antes, con tiempo. También suele representar un gasto mayor.

Para un gran viaje, tener todo en cuenta

Sea como sea, hay que pensarlo porque es sumamente importante. Otro detalle a tener en cuenta es que algunos países piden mostrar dinero o medios para mantenerse durante la estadía en el país. Con tarjeta de crédito es mucho más fácil, aunque recomendamos siempre tener algo de efectivo al viajar.

Sumamente importante: poder mostrarle a la persona que nos sella el ingreso que vamos a estar un tiempo legalmente permitido, y que ya tenemos reservada la salida del país (vuelo, bus o tren) o una historia creíble al respecto.

La salida del país a veces son directamente las aerolíneas que las piden al hacer check in, para no correr el riesgo de que al llegar a destino tengan que hacerse cargo de tu regreso. Están facultadas a dejarte abajo si no cumples los requisitos de entrada, como por ejemplo contar con la vacuna de la fiebre amarilla.

Importante esto último: muchos países la piden. Si somos de país endémico de la enfermedad (en general latinoamérica) recomendamos siempre tenerla encima al viajar.

No sólo estaremos vacunados cubiertos frente a la enfermedad sino que realmente lo suelen pedir. Aparte, en Argentina es gratuita, no hay excusa.

10. Estar preparado para lo bueno y malo del viaje

Tenemos todo planeado. Excelente, arrancamos. Lamentablemente en el camino no todo sale como lo esperado. Hay que estar preparados mentalmente para estas situaciones y no desesperarse. Que los planes no salgan tal cual los planeados es parte del aprendizaje.

Te pueden robar. Pueden negarte la entrada en algún país. Se pueden perder vuelos, conexiones. Enfermedades son frecuentes, y si no hay algún accidente somos afortunados. Pueden estafarnos.

En fin, miles de cosas que harán que nos preguntemos mil veces si es una buena decisión estar recorriendo Camboya pudiendo estar en casa, durmiendo en una cama cómoda y dándonos una ducha caliente todas las noches.

No hay que rendirse fácil. Estas cosas suceden, y les puedo asegurar que una vez que las mismas pasan o se resuelven uno se siente orgulloso de cómo manejó la situación, y queda como una anécdota más que hace aún más épico el viaje. También es un aprendizaje.

Seguramente al regresar sientan que del plan original, sólo lo hicieron parcialmente. Lo cambiaron. Lo modificaron. Le agregaron y sacaron cosas. Le erraron en algunas y sintieron que acertaron en otras. De todo se aprende y es imposible que salga todo perfecto siempre. Pero eso sí: quién nos quita ese tremendo viaje que tanto planeamos y finalmente concretamos.

TAGS
RELATED POSTS
1 Comment
  1. Avatar
    Responder

    Etias

    13/11/2019

    Lo más complicado es que te sellen la visa, prácticamente hay que tener “santos en la corte”…
    Buenísimos los consejos del artículo.

LEAVE A COMMENT

Nico y Lau
Buenos Aires, Argentina

Somos Nicolás y Laura, dos almas libres. Decidimos dejar la vida cómoda siendo profesionales trabajando en Buenos Aires por una vida de viajes y descubrimiento constante. Ya hemos visitado 74 países en el camino. Nos gustaría que ustedes puedan hacerlo también a través de nuestras fotos e historias. ¡Bienvenidos a nuestra Vida de Viajes!

Deja tu e-mail

Ingresá tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Categorías
Descuentos de Airbnb

Vuelos baratos
Alquiler de autos